El crimen de la bodega fue elevada a juicio.

Adrian Ramos fue descuartizado y arrojado en el interior de una bodega la causa se cerró con dos imputados.

DESTACADA DEL DIA 16 de julio de 2023 Carlos López Véliz Carlos López Véliz
multimedia.normal.8e881458090dcb99.30325f6e6f726d616c2e77656270

6-2jpegLa comunidad de Tinogasta podría estar cerca del primer juicio por jurados por un violento homicidio. Por este hecho, dos jóvenes deben responder. Dada la imputación que pesa sobre ambos, el trámite continuará en la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) del Poder Judicial. El fiscal de la Quinta Circunscripción Judicial, Luis Jorge Barros Risatti, dio por finalizada la investigación del crimen de Adrián Ramos, ocurrido en abril del año pasado. A la vez, solicitó que se habilite la feria judicial para notificar a las partes. La medida ya se concretó y tanto la querella como las defensas se encuentran dentro del plazo para oponerse a la elevación a juicio.
 
El crimen de Ramos sucedió el 10 de abril del año pasado, en el paraje Santa Rosa, Tinogasta. El fiscal Barros Risatti estuvo a cargo de la investigación. Una joven pareja fue imputada. Los acusados son Javier Córdoba, un joven que actualmente tiene 20 años y, Luján de los Ángeles Robledo, de 19. Ambos fueron imputados por los delitos de “homicidio agravado para preparar, facilitar, consumar u ocultar otro delito o para asegurar sus resultados o procurar la impunidad para sí o para otro o por no haber logrado el fin propuesto al intentar otro delito criminis causa” y “robo”. Córdoba debe responder en calidad de autor, cuya única pena prevista es prisión perpetua, la pena máxima, de 50 años. En tanto que Robledo está acusada en grado de partícipe secundaria. Para ella, la pena podría rondar entre 10 y 15 años.
 
Con la habilitación de la feria, las partes fueron debidamente notificadas. La defensa de Córdoba es ejercida por el abogado Julián Quintar. La joven Robledo cuenta con la defensa particular de los abogados Barrios Gutiérrez y Sosa. La familia de Ramos se presentó como querellante y es patrocinada por el abogado Nery Olmos.
 

Los elementos de pruebas recolectados fueron contundentes. La pericia informática –el entrecruzamiento de mensajes de whatsapp y los videos- como la prueba papiloscópica fueron esenciales. Las huellas de los acusados fueron halladas en la escena del crimen. Además, hay una confesión del principal acusado 

 

 
Crimen
El crimen de Ramos sucedió en la madrugada del domingo 10 de abril pero el alerta surgió el lunes. Ramos no se presentó en su trabajo. Su ausencia comenzó a preocupar a sus familiares y decidieron presentar la denuncia penal, a fin de conocer su paradero.

En el marco de las primeras averiguaciones, se visualizaron cámaras de distintos lugares. Uno de los dispositivos registró el momento en que la pareja dejaba la motocicleta de la víctima en la calle.

El primero en ser demorado fue Córdoba, quien el martes a la tarde se quebró y confesó ante los policías. Por su parte, su pareja fue arrestada más tarde cuando salía de un domicilio.

Tras la investigación, se advirtió que Ramos y Córdoba se conocían. Según la pesquisa y lo que habría manifestado Córdoba tras quebrarse ante los policías, este se habría reunido con Ramos el sábado a la noche y que estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas hasta que comenzaron a discutir. Según trascendió, ambos tenían una relación sentimental y la intención de Ramos habría sido comentarle a la pareja de Córdoba. Esto habría encolerizado al joven, quien tomó un destornillador con el que atacó por la espalda a Ramos para luego desmembrarlo con otras armas blancas. Acto seguido habría contado con la colaboración de su pareja, quien habría colaborado en la limpieza de la casa. Luego ambos se trasladaron hasta la bodega abandonada, en el paraje Cachiyuyo, a 16 kilómetros de Tinogasta, para ocultar los restos.

La investigación tuvo dos escenarios claves en la causa: la casa de Ramos, en donde se habría perpetrado el homicidio y, el lugar en donde arrojaron el cuerpo desmembrado, en la bodega abandonada. Según trascendió de fuentes ligadas a la investigación, Ramos se habría intentado defender del feroz ataque cuando estaba en su vivienda. Esto habría surgido del informe de autopsia y de las inspecciones corporales practicadas a los sospechosos.

Por otro lado, el fiscal de la causa y los investigadores tratan de determinar el móvil del crimen. A prima facie y con base a los elementos que surgieron de la investigación, se erige el robo como el causante del homicidio, pero la Fiscalía no descarta otra hipótesis. En cuanto a pericias, se enviaron muestras de ADN al Laboratorio Regional de Genética Forense del NOA en Jujuy.

 
 
  

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email