"Pidió perdón;y ayudar a la familia y evitó la cárcel

JUDICIALES 03 de mayo de 2022 Por Carlos López Veliz
La audiencia se desarrolló en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de 2ª Nominación. Sucedió en 2018. La familia de la víctima aceptó el perdón.
Screenshot_20220503-233613_Chrome

“Pido perdón a su familia. Me siento mal por lo que pasó. Quiero hablar y ayudar económicamente. No estoy bien, no puedo dormir”, dijo Aballay, mientras estaba en el banquillo de los acusados de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. Llegó imputado por “homicidio culposo agravado”.


En octubre de 2018, alrededor de las 19, Eber Sebastián Llampa se trasladaba en una motocicleta marca Honda Modelo XR, en sentido norte-sur por Ruta Nacional Nº 40, por la localidad Asampay, Belén. En un momento dado, fue impactado en forma violenta de frente por un vehículo Citröen C3, conducido por Aballay. De acuerdo con la investigación, aparentemente en forma negligente, imprudente y antirreglamentaria y en estado de ebriedad circulaba en sentido sur-norte. El conductor invadió el carril contrario sin el deber necesario de cuidado, y como consecuencia del impacto Llampa sufrió politraumatismos graves que le ocasionaron la muerte.
El Tribunal estuvo presidido por el juez Luis Guillamondegui. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal Ezequiel Walther, quien estuvo acompañado por el abogado del foro local Walter Falcone en la querella. La defensa estuvo a cargo de los abogados particulares Luciano Quintar y Mariano Quintar.
 

Al iniciarse el debate, el acusado decidió declarar. Se dio vuelta y miró a la madre de la víctima. “Siento lo que pasó. También me siento mal. No estoy tranquilo con lo que pasó”, expresó. Tras escuchar al acusado, la madre de la víctima se quebró en llanto. Luego, ingresó el hermano del joven fallecido. “Pido perdón a su familia. Me siento mal por lo que pasó”, aseguró.

Condenado por abuso sexual Juan de Dios Gutiérrez: la Corte de Justicia rechazó el recurso federal

A su turno, el hermano de la víctima también se pronunció. “Sentimos la muerte de nuestro hermano. Medio tarde las disculpas pero se entiende la intención”, dijo.

El acusado insistió con el pedido de disculpas. A la vez, se comprometió a una ayuda económica. A preguntas del fiscal, contó que en alguna ocasión ayudó a la hija de la víctima.

En la instancia de alegatos, el fiscal de Cámara mantuvo la acusación. “Estamos ante una confesión lisa y llana”, consideró. No obstante, advirtió que la prueba acredita que hubo un siniestro vial fatal. “Estaba alcoholizado y fue imprudente”, remarcó. Para el fiscal Walther, estaba clara su responsabilidad. A su favor, valoró que Aballay “no se desentendió y atendió las necesidades de la hija de la víctima. Es una actitud loable. Aunque es un delito culposo causado por la imprudencia, asumió un compromiso con su familia y pidió perdón”, sostuvo.

Finalmente, el representante del Ministerio Público Fiscal mantuvo la acusación. A la vez, pidió una pena de tres años de prisión en suspenso y seis años de inhabilitación para conducir.

A su turno, el abogado de la querella adhirió al planteo del fiscal de Cámara. Si bien coincidió con la pena en suspenso, solicitó inhabilitación para conducir por siete años. También dejó en manifiesto que la familia aceptó las disculpas.

Por su parte, la defensa estuvo de acuerdo con lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal. No obstante, peticionó una inhabilitación para conducir en rutas o en zonas pobladas, a efectos de que pueda seguir trabajando como chofer.

Finalizados los alegatos, el magistrado dio a conocer el veredicto “in voce”. Halló culpable a Aballay en el delito de “homicidio culposo agravado” y resolvió una pena de tres años de prisión en suspenso. Además, fijo pautas de conducta y la inhabilitación por el doble de la condena.
 
 

Carlos López Veliz

Periodista especializado en judicial y policial
Radio Valle Viejo
Diario el Ancasti

Te puede interesar