Catamarcaencana Catamarcaencana

El policía que mató a su camarada pidió un careo con testigos.

Tal pedido lo realizó el abogado defensor en el marco de la audiencia de prisión preventiva.

JUDICIALES 07 de julio de 2023 Redaccion Catamarca en cana Redaccion Catamarca en cana
12-1jpg

El efectivo Franco Ávalos, imputado por la muerte de un disparo de su colega Oscar Ramírez, podría afrontar un careo con otros policías.


 
La fiscal de Instrucción N° 4, Antonella Kranevitter, quien lleva adelante la investigación del suceso, consideró que es necesario realizar un careo entre Ávalos y testigos que estuvieron en el edificio del Grupo de Infantería Motorizada de Acción Rápida (GIMAR), en la ciudad Capital, el 2 de junio, día en que ocurrió el hecho.
 
Así lo indicó en la audiencia de prisión preventiva de Ávalos que se hizo ayer, en el Juzgado de Control de Garantías.
 

Esos testigos son otros policías.


 
Con esta medida se busca esclarecer cuál era el clima que se vivía entre los policías en el edificio de Infantería en los momentos previos a la muerte de Ramírez.

Desde la querella, representada por el abogado Daniel Ortega, señalaron –también en la audiencia– que es diferente lo que declara Ávalos y lo que manifiestan los testigos que estaban presentes en el momento, con respecto al clima que había entre ellos en el lugar.

En tanto, desde la defensa ejercida por el abogado Roberto Mazzucco mencionaron que el careo es una prueba relativa.

Ávalos, por su parte, dijo estar dispuesto a carearse con los testigos.

En la audiencia, la fiscal Kranevitter solicitó que se dicte la prisión preventiva a Ávalos. Entre sus fundamentos, la investigadora remarcó que todavía queda pendiente una pericia de balística para incorporar a la causa. En cuanto a la figura del dolo eventual, que está en la acusación que le hizo Fiscalía a Ávalos, puso énfasis en que “en este caso, el acusado no solo pudo representarse, de acuerdo a su experiencia y los conocimientos que tiene, el resultado –de apuntar y disparar con un arma de fuego contra Ramírez– sino que el mismo le fue indiferente y continuó con esa acción”.

Luego, Kranevitter se refirió a una regla máxima en cuanto al manejo de armas. “Siempre partir de la base de que un arma está cargada, cuando no lo esté, cuando se suponga que la descargaron. Vamos a asumir que está cargada, dado la letalidad que representa un arma. Otra regla máxima es no apuntar hacia otro, o un objetivo, si efectivamente no tengo la intención de ocasionar un resultado”, detalló.

El abogado Ortega adhirió plenamente a lo expuesto por Kranevitter y deslizó que se debe “desentrañar un poco más de qué ha llevado a esta situación, dado a como han sido los hechos y, sobre todo, poder ir un poco más a fondo con la investigación de lo que han depuesto los testigos”.

El defensor Mazzucco, por su cuenta, consideró que ni la fiscalía ni la querella lograron acreditar cabalmente la existencia del dolo eventual. Pidió el cambio de calificación a “homicidio culposo”. Actualmente, Ávalos está acusado por el delito de “homicidio simple con dolo eventual agravado por el uso de arma de fuego”. Solicitó la nulidad del decreto de determinación del hecho porque “en ningún tramo de ese relato se expresa por qué estamos frente a la presencia de dolo eventual, ni siquiera mínimamente, no se expresa ningún motivo”.

Por otra parte, rechazó el pedido de prisión preventiva para su asistido y buscó su libertad, con todas las cauciones y restricciones con las que cuenta la Justicia.

Tras el cuarto intermedio, hoy el juez de Control de Garantías N°1, Héctor Rodolfo Maidana, dará a conocer su resolución y se sabrá si dicta o no prisión preventiva para Ávalos.
 
 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email