Fue condenado a 11 años por femicidio y anularon la condena.

En diciembre de 2018 fue condenado a 11 años pero la Corte anuló esa sentencia y recuperó la libertad y está siendo juzgado nuevamente la víctima admitió que fue una causa armada por la policía.

DESTACADA DEL DIA 11 de octubre de 2023 Carlos López Véliz Carlos López Véliz
Screenshot_20231011_075618_Gallery

IMG_20231010_105823

 
 La víctima declaró que todo fue una causa armada por la policía ya que Ayosa fue testigo de un homicidio que involucraba a los policías y a partir de su testimonio comenzó una persecución.  
 
 
Allosa es un joven que ya conoce la sala de audiencias de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. En septiembre de 2017 fue testigo en un caso de homicidio ocurrido en diciembre de 2015 en Andalgalá. En esta ocasión, vuelve a esta Cámara para responder otra vez por un intento de femicidio. En diciembre de 2018, el juez Rodolfo Bustamante lo condenó a la pena de 11 años de prisión. No obstante, el acusado presentó un recurso de casación y la Corte anuló esa sentencia. Por los delitos imputados, el debate debió realizarse con un tribunal colegiado y no unipersonal. De esta manera, Allosa recuperó la libertad. No obstante, debía ser sometido a debate nuevamente.

 
El nuevo tribunal está integrado por los jueces Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Luis Guillamondegui. El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal Augusto Barros. La defensa es ejercida por el abogado del foro local Pedro Vélez.
 
El joven fue imputado por “desobediencia judicial”, “lesiones leves” (sin ningún agravante), “resistencia a la autoridad” y “homicidio en grado de tentativa agravado por mediar una relación de pareja”. La defensa planteó la prescripción de cuatro acusaciones. Tales prescribieron el 29 de agosto de 2020. Es decir, solo quedó en pie el hecho más grave, el intento de femicidio.
 

De acuerdo con la investigación, Allosa tenía una orden de restricción; no podía acercarse a quien era su pareja y madre de su hijo. A principios de enero de 2018, su joven pareja había hecho una denuncia en su contra por amenazas. Si bien no fue imputado, se le fijaron restricciones. Allosa incumplió a los pocos días. Ingresó a la casa de su pareja y discutió con ella. La policía de Andalgalá acudió al lugar. Dos efectivos intentaron reducirlo pero Allosa se resistió. Luego, habría enrollado alrededor del cuello de la mujer un cable.

 
En la primera audiencia, el acusado negó los hechos. Reconoció que sí hubo discusiones pero que no golpeó a su pareja de entonces.

Luego, declaró su expareja. En el marco de la investigación, a los 10 días de lo sucedido, rectificó su declaración. Solo confirmó que a principios de año hubo una discusión y que la amenazó. En debate, confirmó esa rectificación. Reconoció que hubo amenazas –por las que no fue imputado, solo se le impusieron restricciones, hoy esa acusación está prescripta-. Discutieron “como siempre”, contó. Las discusiones se debían a que Allosa era testigo en una causa por homicidio que tenía a un policía como imputado.

Según su relato, la policía ingresó a su domicilio sin permiso y lo redujo. Cuando la joven se presentó en la comisaría, “la amenazaron con quitarle sus hijos”. Por ello se vio obligada a firmar esa declaración. Frente a los magistrados, insistió en su rectificación. Aseguró que “todo fue un invento de la policía”. El cable con el que habría intentado ahorcarla, dijo, lo trajo la policía.

Luego, el debate pasó a un cuarto intermedio. La audiencia se reanuda hoy con la comparecencia de una ronda de testigos.

Expediente
Al acusado se le pintaron los dedos más de una vez, sobre todo por delitos contra la propiedad. En diciembre de 2015, Allosa y un adolescente de 16 años eran sospechados de robo en un domicilio. Con la idea de escapar de esa situación, se escondieron bajo un auto. Un policía de apellido Vergara forcejeó con el adolescente y, en un descuido, se escapó el disparo letal. El adolescente falleció luego de unos minutos. Allosa fue testigo en esa causa.

“La declaración realizada esa misma noche, en donde la víctima narró en forma precisa y detallada, no solo lo que ocurrió esa noche, sino también el comportamiento agresivo de que era víctima desde hace tiempo” fue una pieza clave para determinar lo que sucedió, había considerado el juez Bustamante en los fundamentos de la primera condena por este hecho para Allosa.

Te puede interesar
5-1jpg (1)

ABUSO SEXUAL EN BARRIO INTA .

Carlos López Véliz
DESTACADA DEL DIA 26 de mayo de 2024

Los hechos ocurrieron en el año 2018. Leiva y Agüero fueron condenados a 10 años de cárcel en una sentencia que no fue “debidamente fundamentada”.y gozan todavía de la libertad.

Lo más visto
5-1jpg (1)

ABUSO SEXUAL EN BARRIO INTA .

Carlos López Véliz
DESTACADA DEL DIA 26 de mayo de 2024

Los hechos ocurrieron en el año 2018. Leiva y Agüero fueron condenados a 10 años de cárcel en una sentencia que no fue “debidamente fundamentada”.y gozan todavía de la libertad.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email