UN MES DE PRISION PARA ANABELLA "LA MECHERA "

DESTACADA DEL DIA 16 de mayo de 2022 Por REDACCION
La mujer llegó en libertad, tras escuchar el veredicto se ordenó la inmediata detención. Había confesado y aseguró tener un consumo problemático de sustancias.

Esta mañana, en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación, Anabela Cabur ocupó el banquillo de los acusados para responder por el delito de “robo”. Había llegado por sus propios medios y confesado. Tras escuchar el veredicto, fue hallada cultable en el delito de hurto; se ordenó su inmediata detención y traslado a la Unidad Penitenciaria Nº 2, más conocida como Correccional de Mujeres, para cumplir la condena.

El hecho por el que Cabur respondió sucedió a principios de marzo de 2019, por la tarde, en un local comercial de la zona sur de la Capital. Cabur y otra mujer habían ingresado al comercio. De acuerdo con la investigación, Cabur se apoderó ilegítimamente de una calza corta deportiva, una remera, una camiseta de mangas largas marca Lacoste. Según se detalló, la mujer que la acompañaba distraía la atención de la encargada del local, quien advirtió el hecho y llamó la atención Cabur. La acusada emprendió la fuga y la mujer que la acompañaba habría empujando a la encargada del comercio, para luego huir.

La audiencia se realizó de manera unipersonal y fue presidida por el juez Luis Guillamondegui. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal Ezequiel Walther. La defensa fue ejercida por el defensor Penal Oficial de Primera Nominación Nolasco Contreras.
La primera en declarar fue la mujer coimputada, quien reconoció que había ido a ese local a comprar unas prendas. “Jamás empujé ni falté al respeto. La Policía fue a buscar una calza corta que no encontró”, aseguró. Luego, fue el turno de Anabela Cabur. “Fui y saqué. Tengo problemas de adicción. Pido perdón. Lo hacía por adicción a las drogas. Sacaba (cosas) para cambiar (por drogas). Desde hace tres años venía bien y recaí”, confesó.
Luego de admitir su responsabilidad, pidió que la condenen para que pueda rehabilitarse. “Necesito apoyo”, aseguró.

En la instancia de alegatos, el fiscal de Cámara remarcó que hubo una confesión, por parte de Cabur, y con relación a la otra mujer, había prueba en su contra. “El delito existió”, indicó. El fiscal Walther mantuvo la acusación contra ambas acusadas. Para Cabur, dado que registra una condena anterior, pidió una pena de dos meses de prisión efectiva. En tanto que para la otra acusada solicitó un castigo de cuatro meses de prisión en suspenso.

A su turno, la defensa consideró que se trataba de una situación “muy particular”, dada la “incertidumbre”. Para el defensor, cabía la posibilidad del “hurto”. A la vez, solicitó que tenga consideración por la situación de Cabur; en ese momento, presentó un certificado de discapacidad y destacó que tiene un niño pequeño. Por ello, pidió la pena mínima por el delito de “hurto”. Para el defensor, no quedó acreditada la violencia en el hecho, dado que no se presentó la denunciante.

Pasada la instancia de alegatos, ambas mujer tuvieron la oportunidad de expresar una última palabra. “Que se haga Justicia”, dijo la mujer que acompañaba a Cabur. “Que me perdonen, no quiero perder mi trabajo. No quiero volver atrás”, manifestó Cabur.

El magistrado, “in voce”, dio a conocer el veredicto. Halló culpable a Anabela Cabur en el delito de “hurto” y resolvió una pena de un mes de prisión de cumplimiento efectivo, por los antecedentes en su contra. A la vez, ordenó la inmediata detención. También indicó que se recomendará al Servicio Penitenciario Provincial para la realización de un tratamiento.

La mujer que la acompañó en el banquillo de los acusados fue absuelta, por el beneficio de la duda. Dada la ausencia de la denuncia, no se pudo acreditar si efectivamente hubo un acuerdo previo entre ambas acusadas para delinquir. Terminada la audiencia, Cabur fue trasladada al Correccional de Mujeres.

Te puede interesar